Lo que no está prohibido está permitido

 

Pienso que existen dos formas de entender la dirección en lo que se refiere a la delegación.

Primera: lo que no está permitido está prohibido. Significa que no se puede hacer nada que no esté previamente aprobado o autorizado por los jefes o directivos. Cualquier iniciativa, antes ha de ser previamente “consultada”; ha recibir el visto bueno y las indicaciones pertinentes para poderla poner en práctica. Es como decir “aquí no se mueve nadie hasta que yo lo diga”. Esta manera de trabajar puede generar pasividad en los empleados y también falta de iniciativa. Es típica de organizaciones burocráticas y de directivos desconfiados. En los empleados se instala aquello de “quien piensa pierde”.

Segunda: lo que no está prohibido está permitido. Para este enfoque hay que realizar un esfuerzo de definición, de fijar las reglas de juego, comunicarlas con claridad y establecer los límites de todo aquello que NO se puede hacer sin aprobación previa, al mismo tiempo dejando claro que todo lo demás que se puede hacer. Esta forma de entender la dirección puede fomentar la iniciativa y se mitiga el miedo a equivocarse y a asumir retos. Requiere trabajo de supervisión posterior y control en un clima de confianza y al mismo tiempo de responsabilidades bien delimitadas.

Ambos enfoques pueden tener sus ventajas e inconvenientes: va a depender del tipo de empresa, sector, departamento. También influirá la experiencia y el momento en el que se encuentren los empleados en su curva de aprendizaje respecto a sus funciones.

Pero salvando los matices que habría que hacer, pues la generalizaciones siempre tienen sus limitaciones, me quedo con el segundo enfoque “lo que no está prohibido está permitido” que a mi juicio brinda más flexibilidad, libertad y crea un humus para la innovación, la iniciativa, y la ilusión a la hora de lanzar proyectos.

 

0 thoughts on “Lo que no está prohibido está permitido

  1. Estoy de acuerdo. Pero la segunda opción es mucho más complicada de implantar y desarrollar sin un esfuerzo permanente. Muchas veces se entiende como falta de control o dejadez si no se ha pactado previamente, como bien indicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>